Avisos ocultos de advertencia del cuerpo: cinco señales de que tu hígado no está bien.

1 – Rasquiña: El hígado debe limpiar la sangre de una serie de productos y las toxinas deben limpiarse a través de la bilis, que se vacía en el intestino. Por varias razones, si este drenaje no se produce, el cuerpo no eliminará las impurezas.

Ello puede provocar un irritante escozor. A veces pica enormemente en las palmas de las manos y los pies, pero en el peor de los casos puede picar en todo el cuerpo. Los pacientes describen tener rasquiña en la nariz, el canal auditivo e incluso en los ojos, escribe Medibas.

2 – Dolor de estómago/estreñimiento: Si a menudo te sientes hinchado o notas presión en la parte superior del estómago después de comer, ello puede ser debido a un mal funcionamiento del hígado a causa de diferentes grasas a las que no puede hacer frente. Si esto ocurre a menudo, puede ser una señal de que el hígado no funciona correctamente o está muy cargado.

3 – Estás cansado a menudo: Tienes el síndrome del cansancio crónico parecido a una gripe continuada.

El hígado contribuye en gran medida al suministro de energía en el cuerpo, pero generalmente si éste está dañado nos cansamos a menudo, escribe el Hospital Karolinska.

4 – Coges peso: Tener grasa en el hígado es muy común y generalmente inofensivo, pero a la larga puede provocar cirrosis y un mayor riesgo de cáncer de hígado.

Lo que sucede es que el hígado no puede manejar todas las toxinas que entran (alcohol, edulcorantes artificiales, una dieta alta en grasas, algunos medicamentos, etc.). Las células hepáticas convierten el alcohol o el azúcar en triglicéridos, un tipo de grasa.

Cuando se acumula demasiada grasa en las células, se interrumpen sus funciones. Lo único que el hígado puede llegar a hacer es almacenar toxinas sin filtrar en forma de células grasas, escribe la Unidad Europea de Gastroenteritis, UEG.

5 – Tienes moratones o sangras fácilmente: Tener moratones fácilmente o sangrar de repente es una clara señal de deficiencia nutricional. Si además sangras fácilmente por la nariz, es un síntoma más evidente. En muchos casos es falta de proteínas lo que hace que el hígado no puede hacer bien su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *