Sólo aquellos que han perdido a un ser querido por culpa del cáncer saben lo duro que es. Hay pocas cosas peores en esta vidfa que ver sufrir a alguien a quien amas y no poder hacer nada para a ayudarle.

Todavía más si esa persona es un niño y es tu hijo, una persona que supuestamente debería tener toda una vida por delante.

Josh Marshall vivió durante mucho tiempo este dolor con su hijo Gabriel, quien sufría un tumor en el cerebro. Este padre se hizo muy conocido en las redes por tatuarse la cicatriz que tenía su hijo en la cabeza, con el fin de que no se sintiera diferente.

Sin embargo, su pequeño perdió la batalla contra la enfermedad recientemente y ahora toda la internet comparte el dolor por su pérdida.

En 2016 se hizo conocida la conmovedora historia de Josh Marshall y su hijo Gabriel, entonces de 7 años y quien había sido sometido a una cirugía para extirparle un tumor en el cerebro.

Gabriel estaba tan acomplejado por la enorme cicatriz que le quedó que Josh decidió hacer algo muy bonito por su hijo; buscó a un tatuador que le tatuara la misma cicatriz que tenía su hijo en su cabeza.

Lamentablemente, la operación no zanjó para siempre con el drama que vivía la familia. Tras un año, la salud de Gabriel estaba muy delicada y temían que no llegara a la Navidad de 2017.

Para que su pequeño pudiera disfrutar de las fiestas empezaron a decorar la casa en noviembre.

Pero su estado era tan malo que sus padres cuentan sufría fuertes dolores en la espalda y cuello. Además perdió movilidad del lado izquierdo.

Finalmente, el 2 de febrero su padre anunció que “Gabriel ganó sus alas a las 12:03 a.m”.

“Te veo después baby boy”, escribió su padre al expresar la desilusión que sentía por la muerte de su hijo Gabriel tras su dura batalla contra el cáncer.

“Tengo el corazón roto, no sólo he perdido a mi hijo, he perdido a mi mejor amigo”.

El dolor que se debe sentir al perder a un hijo con tanto sufrimiento es algo tan desgarrador que es difícil imaginar.

Ojalá algún día la ciencia de con una cura para esta enfermedad que cada año termina con la vida de tantas personas, sin importar su edad, sexo u origen.

Nuestros pensamientos están con esta familia, que necesitará todo el apoyo del mundo.