Cómo usar la aspirina para eliminar manchas de la cara y las marcas del acné.

Beneficios de la aspirina en la piel

Contamos con varias razones confirmadas que nos inclinan a la utilización de la aspirina con el propósito de renovar la belleza de la piel.

  • La primera razón que hayamos es que como uno de los efectos que produce es antiinflamatorio, disminuye considerablemente el acné, incluso cuando éste se presenta a grandes escalas.
  • Por otro lado, la asipirina contiene un componente conocido como beta-hidroxiácido. Las grandes empresas de cosméticos que fabrican cremas y productos exfoliantes que ayudan a aclarar y limpiar la piel utilizan sustancia liposoluble. Si quieres lucir un rostro perfecto, este ingrediente especial puede ayudarte a conseguirlo.
  • Y una tercera razón, es que la aspirina tiene un efecto muy característico de ella: la cicatrización. Esto es conveniente para ayudar a subsanar la piel si esta ha sufrido algún tipo de cambio de rasgos considerable por el acné o alguna otra lesión externa.

Mascarilla de aspirina y miel

Ingredientes:

-5 aspirinas trituradas
-1 cucharada de yogurt natural
-2 cucharaditas de miel

Preparación: Lava la cara con un limpiador suave y luego, seca. Humedece un paño limpio con agua, colócalo en el microondas entre 15 y 30 segundos. Coloca la toallita calentada sobre la cara durante 10 minutos, y luego sécala. Así, abrirás los poros para absorber la bondad de la máscara.

Modo de aplicación: Aplica la máscara sobre tu rostro y déjala por 30 minutos. Enjuaga con agua fría, sécala y aplica la crema hidratante que más te guste.

Mascarilla de aspirina con limón

Ingredientes:

-3 aspirinas
-3 cucharadas de jugo de limón (30 ml)

Preparación: Remoja las aspirinas en el jugo de limón y tritúralas hasta conseguir una pasta espesa.

Modo de aplicación: Aplícate la mezcla sobre el rostro bien limpio y déjalo actuar durante 10 minutos.

Mascarilla exfoliante con aspirina

Ingredientes:

-3 pastillas de aspirina
-3 cucharaditas de agua entibia (30 ml)

Preparación: Coloca en remojo las pastillas de aspirina en el agua tibia hasta que se suavicen y luego machácalas hasta que consigas una consistencia cremosa (pastosa).

Modo de aplicación: Primero, limpia bien el cutis y luego aplícalo con masajes suaves y en forma circular. Deja la crema casera en la cara de 5 a 10 min y luego enjuaga muy bien el rostro. Repite el procedimiento unas 2 veces cada semana si posees una piel o grasa, y 1vez si es de tipo seca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *