Seguro te has hecho esta pregunta: “¿Soy malo en la cama?” No te preocupes, es más común de lo que crees. Todos los hombres hemos pensado en qué tan bueno es nuestro desempeño sexual, esto es muy difícil de medir ya que nuestra pareja probablemente jamás nos los diga.

Pero hay muchos indicadores que te pueden ayudar a darte cuenta de la verdad absoluta.

1 – Vas a la segura

Toda rutina con el tiempo aburre. Si tienes 3 posiciones en tu repertorio y no quieres probar nuevas, es mejor que abras un libro o busques en internet formas diferentes de hacerlo. Si no intentas cosas innovadoras entonces te quedarás estancado y eso nadie lo quiere.

2 – No preguntas

El s€x0 -como todo- necesita de comunicación. Necesitas preguntarle qué le gusta y cómo le gusta. Adivinar puede ser divertido al principio, pero después de un tiempo aburre.

3 – Oral.

Si no se lo practicas estás en un problema. La mayoría de las mujeres necesitan ese tipo de estimulo y si lo pasas por alto, entonces estás dejando atrás un parte muy importante.

4 – ¿Y el jugueteo?

¿Eres de los que va directo y sin escalas? El juego previo es tan importante como lo demás. En resumen, debes de calentar la situación para poder disfrutar de un s€x0 estupendo. Jamás te saltes este paso, ya que si lo haces, es un signo de que no eres tan bueno como crees.

5 – Ella no responde

Las mujeres siempre tendrán una respuesta a tus estímulos. Puede ser alta o baja, pero habrá. Si no existe, entonces necesitas mejorar tu juego.

6 – Presión

No puedes apresurar las cosas. Si tratas de que ella consiga un 0rg4sm0 a la fuerza en un tiempo determinado entonces la situación se tensa y deja de ser divertido y placentero.

7 – Escondes cosas

Si existe algún problema allá abajo como eyaculación precoz o alguna disfunción y no lo estás diciendo, tarde o temprano se dará cuenta y a nadie le gustan las mentiras.

8 – Lo evitas

Si sólo es un compromiso que no disfrutas, entonces debes de replantarte las cosas. Si lo único que quieres ver TV y el s€x0 es un requisito, jamás lo harás como se debe.

9 – Preguntas demasiado

Si todo el tiempo estás cuestionándole “¿ya acabaste?” o “¿cómo vas?” en lugar de escucharla y hacerlo de vez en cuando.

10 – No hay un post-s€x0

Muchos hombres no la tocan o abrazan después de terminar. No todas la mujeres quieren eso, pero la mayoría los busca. Intenta hacerlo y después platiquen un rato. No hagas el clásico “pisa y corre”.