Si alguna vez has padecido de dolor en los huesos, sabrás que es algo muy incómodo. En ocasiones, el dolor puede ser tan intenso que nos deje postrados en cama. Normalmente, estos dolores se relacionan con la edad, pero lo cierto es que a todos nos pudieran llegar.

En la actualidad, la sensibilidad, el dolor en los huesos o el dolor muscular es algo muy común. Casi siempre hemos visto que estos problemas se relacionan con las personas de edad avanzada. Por eso, cuando estamos jóvenes, no prestamos ninguna atención a la salud ósea.

Sin embargo, a medida que envejecemos, nos damos cuenta que hubiese valido la pena prestar atención a los huesos en nuestra juventud. A medida que envejecemos, comienzan a llegarnos dolores en las articulaciones que nos hacen sufrir.

Esto no es algo extraño. Cuando envejecemos, dejamos de ser tan activos como antes. Por tal razón, tanto el volumen de los músculos como los huesos disminuye. Por tanto, seremos más propensos a padecer de una fractura o de dolor en las articulaciones. Pero en este artículo queremos hablarte de una receta muy buena para mejorar la salud ósea.

Algunos especialistas dicen que el dolor en los huesos no existe, que lo que duelen son las articulaciones. No obstante, de lo que sí estamos seguros, es que estos dolores son insoportables y queremos eliminarlos. Algunos afirman que dichos dolores son la antesala de cáncer en los huesos, fracturas o lesiones.

Algo que nos puede ser de gran ayuda en estos casos es el uso de baños tibios, masajes y estiramientos frecuentes. De esa manera, podremos lograr hacerles frente a dichos dolores y mejorar nuestra salud ósea.

Remedio para el dolor en los huesos y articulaciones

Normalmente, el dolor en los huesos y articulaciones suele confundirse con artritis o artrosis. Este es un dolor producto del desgaste progresivo del cartílago en las articulaciones. Como resultado, los huesos empiezan a rozar y las articulaciones comienzan a dolor.

Qué necesitaremos:

  • – Aspirina de 300 mg (10 pastillas).
  • – Alcohol al 70 % (300 ml).
  • – Yodo (100 ml).

Preparación y uso:

En primer lugar, debemos triturar las aspirinas muy bien hasta que quede un polvo fino. Después, lo mezclaremos con el alcohol y el yodo. Esta mezcla la dejaremos reposar durante 21 días en un lugar oscuro y fresco.

Agotado ese tiempo, echaremos un poco de este producto en la mano y lo frotaremos sobre las articulaciones adoloridas. Mientras lo aplicamos, realizaremos suaves masajes hasta que se haya absorbido por completo. Dependiendo de donde se padezca el dolor, podemos utilizar compresas.

Algunas recomendaciones

Constantemente vigila tu peso. Si padeces de sobrepeso, le causarás muchos daños a tus huesos y articulaciones. Realiza actividad física como la gimnasia, estiramiento, natación, etc. Estos ejercicios son muy buenos para la salud de los huesos.

Incrementa tu consumo de calcio a través de harinas integrales, semillas de sésamo, chía, etc. Ten mucho cuidado a la hora de cargar un objeto pesado. Si lo cargas mal, puedes provocarles muchos daños a tus huesos y músculos. Si estas recomendaciones te han parecido bastante útiles, compártelas con tus amigos en tus redes sociales.